Ana María Matute

Barcelona, 1925-2014

A los dieciséis años escribió su primera novela Pequeño teatro, y quedó semifinalista del Premio Nadal (1949). Fue nombrada miembro de la RAE en 1996, miembro honorario de la Hispanic Society of America y doctor honoris causa por la Universidad de León. Entre otros, recibió el Premio Nacional de las Letras Españolas (2007), la Creu de Sant Jordi (2009) y el Premio Miguel de Cervantes (2010).

El 18 de enero de 1998, Ana María Matute leyó ante los miembros de la Real Academia Española su discurso de ingreso, titulado «En el bosque», y, desde ese lugar creado por las palabras, desplegó, con la voz clara de una contadora de historias, el mundo que le había fascinado desde la infancia.

Ese mundo, contenido en un bosque infinito, con claroscuros, criaturas, deseos, sueños, personas y personajes misteriosos…, era para la académica el mundo de la imaginación y también el de la propia literatura. Un bosque en el que se internaba de niña, atravesando las profundidades de un ropero, en el que entraba como Alicia en el país de las maravillas a través del agua del espejo; o con los ojos abiertos, sentada en el rincón oscuro del cuarto de los castigos. En la oscuridad, Ana María veía perfectamente.

En el caluroso verano de su undécimo cumpleaños, estalló la Guerra Civil. Fue entonces cuando descubrió otra realidad, y conoció la palabra muerte, fusilamiento, enemigo. Su infancia al abrigo de sombrillas, paraguas y niñeras, quedó para siempre detrás de los visillos de su casa en la barcelonesa calle de Platón. Sin embargo, la escritora se agrandaba, su bosque se llenó de miradas, memorias y atropellos.